Inicio

| Sábado, 14 Octubre 2017 |
Written by 

10 CONSEJOS PARA CONTROLAR LA DERMATITIS ATOPICA

1.Mantén limpia tu piel.
Mejor ducha que baño; usa agua tibia en vez de caliente; elige un gel de baño de pH ácido, pero no mucha cantidad; y no frotes la piel muy fuerte cuando te seques.


2. Hidrátate con frecuencia.
En los tres minutos después de la ducha, aplica un producto emoliente, que te ayudará a mantener la humedad de la piel, y mejor usa crema hidratante específica. Las lociones y aceites son menos efectivos.


3. Controla el sudor.
Es uno de los factores que empeoran la dermatitis, por lo que tras el deporte o ejercicio físico, intenta lavarte o ducharte inmediatamente. Evita abrigarte en exceso, si no hace demasiado frío, para no pasar calor.


4. Apuesta por los tejidos naturales.
Usa prendas de algodón o lino y evita las de fibras sintéticas o las lanas, más ásperas y que pueden provocar picor. Corta las etiquetas y asegúrate de que la ropa queda bien aclarada, sin restos de detergente, cuando la laves. El calzado, de cuero y bien aireado.

5. Elimina los picantes y los excitantes de tu dieta.
Aunque las personas con dermatitis atópica pueden comer de todo, es conveniente que, junto a los alimentos a los que sean alérgicos, prescindan de cítricos, tomate, frutos secos, café, cacao y alcohol; y las fresas o el marisco pueden desencadenar el prurito por su alto contenido en histamina.


6. Evita los alérgenos e irritantes que más te afecten.

Mantén tu entorno libre de las sustancias que puedan producirte reacciones alérgicas como el polvo, los ácaros o el pelode los animales, y de las que puedan irritar tu piel, como detergentes o perfumes.

7. Evita la sequedad ambiental.
No abuses de la calefacción en casa; que la temperatura no pase de los 20 grados y controla la humedad recurriendo a humidificadores.


8. Toma el sol, pero sin riesgos.
La exposición al sol suele mejorar la dermatitis atópica, pero debes usar un fotoprotector. También puedes bañarte en el mar o la piscina, siempre que no tengas demasiadas lesiones y te apliques una crema hidratante al salir del agua.


9. Aprende a relajarte.
El estrés es otro de los factores que puede desencadenar o empeorar la enfermedad, por lo que es conveniente tratarde mantener la calma en las situaciones complicadas mediante técnicas de relajación y respiración.


10. Registra cuándo te rascas.
Indica en un diario las situaciones en las que te rascas más o los factores o estímulos que te incitan a hacerlo, con el fin de evitarlos

Super User

Big fan of open source and ubuntu

Website: joomlabuff.com/

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de ellas Más Información.